“Los motivos de Camila: mi amiga la prostituta”

Por Karolina Alonso

boulevar santiagoConozco a Camila desde niña; ella, su hermana y yo cursamos los estudios primarios y secundarios en las mismas escuelas, por eso íbamos y volvíamos juntas. Poco a poco las tres nos fuimos haciendo amigas y compartíamos todo.  Formábamos parte del CDR infantil del barrio del cual yo era la presidenta;  las tres éramos los móviles de los niños de la cuadra.

Siempre fuimos muy buenas alumnas, nuestros padres no recibían quejas. Por las tardes salíamos al coopelia o a la sala de video más cercana.

Pronto comenzamos a enamorarnos, los intereses recreativos cambiaron, aparejado todo esto a las nuevas tendencias musicales y de la moda que nos llamaban la atención sobremanera y que queríamos consumir al igual que los demás adolescentes de nuestro tiempo. En este momento iniciaron los problemas y las contradicciones, tanto con nuestros padres como al interior del grupo.

Los padres de ellas no fueron los más preocupados ni asertivos en esos años. Desatendieron sus gustos e inquietudes propios de esa edad. Recuerdo que a partir de ese momento fue un problema para nosotras salir juntas y ellas, muchas veces, se fugaban de su casa; les confieso que lo único que hacíamos era bailar reggaetón  y besarnos a escondidas con nuestros novios.

Las cosas empeoraban, mis amigas recibieron mucho maltrato físico y psicológico de sus padres. La hermana mayor tuvo que aprender a coser y transformar ropas viejas para poder vestirse.

Después del preuniversitario las tres comenzamos a estudiar en la universidad; pero la hermana de Camila se casó muy pronto, abandonó los estudios y se puso a trabajar.

En esa etapa Camila conoció a todo tipo de jóvenes que la invitaban a centros recreativos de la ciudad difícilmente asequibles para cualquier estudiante universitario que solo tiene de entrada económica el modesto y agradecido estipendio y la ayuda de los padres.

Poco tiempo después la vi acompañada de muchachas que no conocía, sus maneras de hablar no eran las más adecuadas, siempre andaban con  cervezas Cristal en la mano y llegaban a buscarla a su casa hombres en carro con la música tan alta que inquietaba a todos en la cuadra.

Yo no me di cuenta cuando comenzamos a distanciarnos. Los vecinos comentaban que Camila se estaba prostituyendo. Ciertamente su ropa ya no era la made in house que hacía la hermana. Sus consumos musicales no variaron mucho. Ya no teníamos afinidades; yo escuchaba otra música, asistía a otros lugares recreativos, iba al cine, al teatro y a ella todo eso le parecía aburrido.

Actualmente Camila repite el tercer año de su carrera, a cada rato se escuchan los gritos de la mamá en mi casa sobre tal o mas cual arrastre de asignatura, tal mundial, tal extraordinario. Se desaparece meses sin dar explicaciones y regresa de la misma manera.

Hace poco me senté a pensar  cómo fue que Camila llegó a ese punto, analizo su historia de vida, comparo sus decisiones con las de su hermana. Observo el pasado y me motiva como las circunstancias forman a los seres humanos; como dos personas que vivieron momentos similares son capaces de tomar cada una sus propias decisiones y ser quienes eligen ser.

Cierro los ojos e intento convertirme en Camila unos instantes, y sin juzgarla, pienso que yo hubiese terminado mi carrera y me hubiese encargado de mi propia vida, poco a poco, claro, sabemos que no es fácil.

Este texto nace porque ayer la vi en el bulevar de esta, mi bella #Santiago de Cuba, acompañada por varios de sus amigos y algunos extranjeros. Sería bueno hacerle una entrevista para entender mejor  “los motivos de Camila: mi amiga  la prostituta” (Próximamente).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s