¿Filosofía y marxismo en universitarios cubanos?

Tomado de La Joven Cuba

Por: Gleydis Sanamé Chávez, estudiante de Periodismo.

índiceñkjhfd

Reflexionar acerca del modo de percepción que tienen muchos jóvenes cubanos sobre la teoría Marxista – Leninista deviene en una tarea compleja, y el principal problema es que sería anticientífico homogeneizar los comportamientos de la conciencia social de una etnia radicada en un mismo entorno.

A esta observadora de la realidad, a quien urge mucho transformar lo debido, le preocupa en demasía los modos de interpretación de gran número de adolescentes y lozanas cabezas sobre los principios analizados, escritos y tributados por los genios alemanes Karl Marx y Friedrich Engels y, más tarde, por Vladimir Ilich Uliánov Lenin.

El sistema educacional de un pueblo siempre sacude mentes a favor del sistema político que asegura tal servicio, así sea gratuita y masiva su extensión. Sin embargo, Cuba, que es un país donde la formación política y filosófica del pueblo merece atención, sigue cayendo, desde hace años, en modos inviables de instrucción.

Casi siempre lo menciono, porque creo que es una de las cosas que a Marx se debe loar, y es aquello de que el ser social determina la conciencia social. Aquí igual viene a colación; para los años setenta y ochenta del siglo precedente fue más fácil llevar el pensamiento marxista a las personas pues veían una situación económica mejor, comparada con los tiempos de Batista, y aunque no era tan espléndida, era más justa y homogénea que la desarrollada por el tirano. Luego de la hecatombe de 1989 y lo vivido en Cuba después de 1990, la teoría fue al olvido y emergió el caos en estos principios filosóficos.

Yo creo que son varios los errores. Primero, no se debe enseñar a un pueblo un solo sistema filosófico como doctrina. El Padre Félix Varela, de quien también se debe mostrar por qué es grande, dijo que los cubanos debían estudiar lo más importante de la producción de ideas en el mundo, para tener una capacidad propia de interpretación, teniendo como referente la realidad inmediata; llamaba a que los jóvenes tuviesen un pensamiento ecléctico, que conocieran a Rousseau, Locke, Leibniz, etc., y que luego aprovecharan de todos lo mejor para su país. Este pensamiento muchas veces quedó plasmado en la publicación El Habanero y en varios ensayos críticos de la enseñanza de la filosofía en la universidad cubana.

Lástima que el inolvidable catedrático no vive hoy. Son tantos los universitarios que no conocen quiénes son: Rousseau, Maquiavelo, Hegel, Nietzsche o el mismísimo Voltaire, para mencionar de los más importantes estudiados en la mayoría del mundo. Es vergonzoso.

Cuba debe dar apertura en el pensamiento desde las propias aulas. La asignatura Historia de la Filosofía no puede quedarse solamente en carreras de ciencias sociales; los ingenieros y técnicos tienen que conocer a los grandes de las ideas dados por la humanidad.

Por otro lado, y me remito a la Mesa Redonda que plasmó el análisis de la enseñanza de la historia en Cuba, está la manera, la mayoría de las veces aburrida, de impartir la filosofía. En los cuatro años que llevo estudiando periodismo no conozco un amigo universitario apegado o interesado de verdad en la materia.

Por supuesto, en todo esto influyen los modos de adaptación de las doctrinas a los contextos. Tergiversaciones de Marx y Lenin, en todos los países. Abogo por un cuidado en el uso de términos. A veces se abusa del vocablo Socialismo y no estamos aún en ese nivel, aunque se pretenda como meta. Somos un país con muchos logros sociales, pero los factores adversos impiden que nos nombremos como un país socialista del todo. Tal es el impacto del término que muchas personas dicen: ¿es esto el socialismo?, con indignación ante la realidad económica; entonces le hacemos el juego a los contra sistema cubano al hacer pensar que el socialismo juega con las carencias y las tolera. Aclarar términos, endulzar y atrapar con la enseñanza, combatir restos de escolasticismo y dejar volar las ideas, sin perder el camino, es la labor de la enseñanza cubana, y ¡cuidado con lo que se avecina!; si quiere ser preponderante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s