Alicia: de la misión al contrato. #Salud #Cuba

Por Karolina Alonso

images (9)

Cuatro años en Venezuela no fueron suficientes para Alicia. Y bueno, en alguna medida la comprendo, los beneficios de la misión cumplida como personal de salud en la hermana nación mejoraron su nivel de vida. Buena casa, equipos, telefonía móvil en fin…

Ahora está en Ecuador de contrato de trabajo, el dinero se acaba y el aumento de salario al personal médico en Cuba  no es suficiente para ella.

Nuevas experiencias, nuevas obligaciones, nuevas maneras. Cuáles son las diferencias. Muchas sí, muchas: humanidad en la primera, no tanto así en la segunda.

Alicia se fue para Ecuador de contrato de trabajo a una clínica privada. No me habló de salarios, de modos de vida, de atención a la fuerza de trabajo. Me cuenta una experiencia, me habla de hermandad, de humanidad, de frustraciones.

Y es que Alicia, acostumbrada en Cuba a socorrer a cualquiera que necesite de sus conocimientos médicos, tiene allí que ignorar a todo aquel que no pueda pagar su servicio, así vio morir ella a un joven, sin poder mover por él ni un solo dedo.

Se lamenta Alicia cuando habla, al parecer no ha podido superar las enseñanzas  que la Revolución cubana  le inculcó, ni el código de ética para el personal de salud en Cuba donde se advierte que El médico tendrá siempre presente su deber de preservar la vida humana.

Cómo Alicia hay varios   médicos cubanos en la misma situación, experiencias parecidas les tocan a diario pues deben respetar las normas de clínicas privadas donde prestan servicio.

Los que me leen, caractericen mis conclusiones como quieran; pero ¿dinero, avaricia, mejor vida a cambio de deslealtad a uno mismo, a cambio de la vida de otra persona, a cambio de tu deber social como médico?

Prefiero  la pobreza antes que vivir en el insomnio provocado por mi conciencia, la conciencia que castiga cada día a Alicia por no ayudar a alguien que la necesita; como diría Michael de Montaigne: “La pobreza de bienes es fácilmente remediable  mas la del alma es irreparable .”

Es evidente que Alicia jamás será feliz, tal vez no pueda convivir más en esta Cuba de gente humilde, honrada, sencilla, rica y feliz porque lucha a diario con su realidad, y la discute y la imagina, pero la ama. No sabe Alicia que “la felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía” (Mahatma Ghandhi)

Anuncios

4 comentarios en “Alicia: de la misión al contrato. #Salud #Cuba

  1. Joel.

    Alicia, mi estimada Karolina, es una víctima de la propaganda y del NO pensar. Y lo más triste del caso es que varios como ella lo han hecho y no precisamente porque no quieran a Cuba o porque hayan dejado de ser sensibles, es que el dinero, esa perversidad que nos esclaviza pero que “nos gusta” a todos y todas, a la vez nos consume. Lo más importante, a partir de esta experiencia y otras, es que la mayoría de los médicos(as) cubanos seguirán teniendo “siempre presente su deber de preservar la vida humana”; de eso no tengo dudas.

    Me gusta

  2. Interesante drama de la persona que no se contenta con vivir cercana a sus principios éticos, a los que traiciona a causa de una controvertida opción por vivir mejor individualmente. Hay que entender a cada persona, aunque no comprendamos o seamos capaces de compartir sus motivaciones. Las opciones son legítimas, la forma de escogerlas,no.

    Me gusta

  3. Bueno, el caso de Alicia, que han seguido otros especialistas, es la antítesis de muchos jóvenes -tengo una nieta entre ellos- y no tan jóvenes médicos cubanos que han prestado servicios en otros países, y que si bien han recibo justamente beneficios personales -como todo el que tiene un buen trabajo-, han regreasaso con el orgullo de haber hecho el bien y de haber cumplido, en primer lugar, consigo mismos, en el afán de preservar vidas. No olvidar los facultativos que voluntariamente participaron en la lucha contra el ébola en África y el ejemplar caso del médico que enfermó, regreso a Cuba, y luego se reincorporó a su noble labor . Alicia podrá tener el beneficio del dinero que le otorga una clínica particular en Ecuador, pero nunca podrá dormir apenas ponga su cabeza en la almuhada. El dinero llena bolsillos pero, en algunos casos como este, quiebra el espíritu..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s