Nuestra América en tiempos de acostarse con las armas de almohada

Nuestra América

Por Karolina Alonso

El padre se sienta en la sala. Su hijo, travieso como la mayoría de los niños de esa edad, juega con los botones del Atec-Panda.

-Tremendo,-piensa-, pelotas, carros, spiderman, todo lo necesario para jugar  y  le llama más la atención los botones del televisor; ya hubiese querido yo tener tantos juguetes con apenas cuatro años. 

Se disponía a apagar cuando una noticia lo obligó a detenerse: Asesinada líder hondureña Berta Cáceres. Ipso facto se sienta en el balance, el canal que le informa, dinámico como es su estilo, le brinda otras informaciones. Se entera de lo sucedido a Lula obligado a dar cuenta de sus gastos, -qué estupidez- dice para sí. Un spot le recuerda el tercer aniversario de la ausencia física de Hugo Chávez y un cintillo en la parte inferior de la pantalla le informa que,  probablemente, haya sido esta muerte resultado de un asesinato.

Ahora trasmiten en vivo una declaración de Lula dirigida a su pueblo, una muchacha es quien traduce del portugués al español. Puede percibir en el rostro del líder latinoamericano contrariedad, disgusto. Su piel se estremece con las palabras y algo dicho: Show mediático, lo ha llevado a meditar:

Sus pensamientos llegan hasta Bolivia y el No al referéndum para la reelección de Evo, recuerda los resultados adversos de las elecciones en Venezuela,  cavila sobre la guerra económica impuesta a este país. Sus ojos brillan y frunce el ceño.

Piensa ahora en Argentina; visualiza a Macri con los ojos rojos, un rabo y orejas alargadas mientras comparte una bebida también roja con Leopoldo López y una rubia despeinada que se sostiene de su brazo. Hace un plano general con sus ojos a la escena que inventa su subconsciente y ve a otras personas haciéndole honores a alguien sentado en una especie de trono con la bandera norteamericana a su lado.

La pantalla en negro lo regresa a su escena diaria, su hijo ha apagado la tele y sus ojos pequeños lo miran preocupado. El padre se extraña, se pasa una mano por el rostro y se da cuenta, ha estado llorando y su hijo lo ha visto.

El niño se acerca, le pasa la mano por una de sus piernas y comienza a halarle el pantalón como invitándolo a levantarse. El padre accede y camina hacia su cuarto, el niño le señala el cuadro del que siempre le ha hablado; desde pequeño le enseña los nombres de esos rostros pero el niño siempre se equivoca. El padre lo carga y esta vez, con sus manitas pequeñas acaricia cada rostro y dice convencido y alzando un bracito: – Mia papá,  Bolíva, Matí, Fidel y Cháve, y ahí dice: Nueta Améica.

Y  entonces pareciera como si uno de ellos le ordenara: (…) Estos tiempos no son para acostarse con el pañuelo a la cabeza, sino con las armas de almohada (…) Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes.

Anuncios

6 comentarios en “Nuestra América en tiempos de acostarse con las armas de almohada

  1. Esa es la situación de los gobierno de izquierda en la actualidad, en algunos lugares trata de ganar el poder político, en otros lucha lucha por mantenerse en el poder, en ambos lugares es constante el asedio del imperialismo yanqui y las oligarquías domésticas, para suprimir las ideas y proyectos sociales. Son tiempos de lucha……

    Me gusta

  2. Gretchen

    Gracias Karolina por tu reflexión, con esa preocupación se ve lo que está pasando en nuestra América hoy, pero nadie dijo que sería fácil alcanzar la segunda independencia y como dices, nada de almohadas. Venceremos!!!!

    Me gusta

  3. German Lopez Saenz

    El problema es que solo tomamos medidas extremas en tiempos difíciles o de crisis y es en tiempos de aparente estabilidad o tranquilidad que se deben de tomar porque el enemigo hace que tomemos confianza para después darnos duro.,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s