Por qué no está involucrado Fidel Castro en el escándalo de los #PanamaPapers? #Cuba

FidelPor: Douglas Calvo Gaínza/ Tomado de Tercera Información

En estos días ruge el orbe con las noticias de Panamá. Ya renunció un primer ministro nórdico, y habrá que ver quienes siguen cayéndose en este juego de bolos. Hasta el señor Putin (quien tanto criticara a Lenin, no mucho ha), ve hoy rondar en torno suyo a la sombra de posibles acusaciones por “blanqueo de capitales” (inculpaciones que al líder bolchevique, con su raída levita negra en pleno Kremlin, jamás ni su archi-enemigo Winston Churchill habría soñado con imputarle).

Ante tantos comentarios sobre paladines implicados o no en tales trapacerías, recordamos la frecuente acusación contra Fidel Castro Ruz, a quien la Forbes nombró como una de las personas más ricas del mundo, al nivel de reyes, recibiendo una réplica contundente del marxista.

Hoy los magnates políticos neoliberales de todo el orbe se agitan y tiemblan ante tales hallazgos panameños. El supuesto autócrata cubano espera tranquilamente su 90 cumpleaños, sin inmutarse por tales conmociones. ¿Por qué? ¿Acaso no es él un “terrible y megalómano dictador que ha expoliado las arcas cubanas”? ¿Cómo puede hallarse tan sosegado?

Hay “sabios” quienes lo comparan con Pinochet (¡). El “Pinocho” era un títere de las derechas, y con todo no pudo evitar que a la postre se le hallaran más de 100 cuentas “sucias” con millones de dólares fraudulentos. Caso similar fue el de Noriega, gran amigo del Imperio quien luego tuvo la mala idea de pretender “acaudillar por su cuenta”, y siendo derrocado, también pagó por lo del “lavado de dinero”. Ahora bien, en el caso de Fidel, ¿Con tantos esfuerzos de Inteligencia enemiga, cómo no se han detectado sus famosos “caudales”? Algo falta aquí, para completar la figura del “déspota opresor del indefenso y sojuzgado pueblo cubano”.

De hecho, faltan muchísimas cosas. No sólo brilla por su ausencia su implicación en esos escándalos financieros ilegales, donde resbala más de un gerifalte del llamado “mundo libre”, sino que tampoco aparecen en el rebelde barbado otros aspectos psicológicos típicos de los sátrapas represores. La imagen emblemática (para las derechas) sobre la guerra de Iraq, no son los niños quemados por los misiles de USA, sino una estatua enorme de Saddam Hussein siendo derribada a tierra. Si esa invasión hubiera ocurrido contra Cuba, no hubiera habido tal efigie-coloso para ser derribada.

Aquí no se ha cambiado el nombre de “Provincia & Ciudad Habana” a “Provincia & Ciudad Fidel”, como sí renombraba en sus predios aquel dominicano del “Dios y Trujillo”. No tenemos noticieros obligatorios en el cine sobre el gran líder y su claque, como ésos que sí se proyectaban en tiempos del “Tacho” nicaragüense. No existe la “zona marítima Comandante Castro Ruz”, como sí hubo en Paraguay un “puerto Presidente Stroessner”. Nuestro dinero no lleva el retrato del “Duce cubano”, a diferencia de aquellas monedas con “Francisco Franco, Caudillo de España por la Gracia de Dios”. De hecho, se le llama simplemente “Líder Histórico de la Revolución cubana”, mientras que al siniestro Idi Amin debía aclamársele como “Señor de todas las bestias de la Tierra y de los peces del mar”…

Por demás, que no se ofenda más al pueblo cubano, insinuando que somos incapaces de sacudirnos de encima una tiranía. Podemos, y lo hemos demostrado con Machado y con Batista. Si somos una “desdichada masa oprimida, enemistada contra un régimen oprobioso”, ¿dónde queda nuestra capacidad moral, al haber desaprovechado tantas oportunidades cómo hemos tenido desde 1991 hasta hoy, para alzarnos masivamente y derrocar al gobierno? No se nos injurie más: los cubanos no somos menos que los demás pueblos, donde (salvo rarísimas, pero que muy raras excepciones) casi todos esos tíos que se imponen, son sacados a patadas. Aunque se rodeen de “Camisas negras”, “Tonton Macoute” y toda otra suerte de para-militares que efectúen genocidios en masa, con todo la suerte del déspota suele ser negra. Los más afortunados sufren un golpe de Estado (Ríos Montt, Ngo Dinh Diem) y terminan en el exilio (Lon-Nol, Duvalier); otros se suicidan (como Hitler); otros son ejecutados (Tiso, Ceaușescu, Quisling); hay quien es linchado (como Mussolini y Gadaffi); etc. Pero muy pocos mueren en paz.

Cuando en 1994 cientos de personas se lanzaron a las calles de La Habana Vieja (desesperadas por las privaciones en una Isla subdesarrollada que había perdido casi todos sus mercados, y permanecía bajo bloqueo económico imperial), aquí pudo haberse aprovechado el arribo al foco sublevado del anciano político para exterminarlo masivamente, con miles y miles de indetenibles amotinados rabiosos, cuyo mero número ya habría roto las defensas policiales. Ocurrió todo lo contrario: el “Maleconazo” se acabó al instante, y los mismos que minutos antes abucheaban, de pronto aplaudían ese gesto pundonoroso de hacer acto de presencia ante ciudadanos descontentos y dialogar con ellos. Algo que otros líderes mundiales (incluyendo a nuestro “Teacher” Obama) deberían aprender ante sus propias revueltas públicas. O incluso, apenas sobrevenir la enfermedad de Fidel, aquí pudimos levantarnos y terminar de una vez con su presencia. Ni ocurrió, ni hizo falta.

Aquél no se aferró a nada. Ni siquiera dio lugar a preocupaciones sobre el no votarle. Más interesado en la Revolución misma que en su propia persona, en el 2008 renunció firmemente al cargo supremo de la República. Ojo: los autócratas nunca dejan el poder voluntariamente, pues el dominar sobre los demás es su razón de ser. A Salazar había que hacerle creer con teatros que todavía estaba capitaneando Portugal, cuando ya no gobernaba. Por el contrario, el insurgente barbado lleva ya ocho años demostrando lucidez y capacidad desde su tranquilo retiro, sin indignos aferramientos a una magistratura, como Franco (quien pretendía ser más fuerte que el Parkinson y la senilidad, hasta que la inexorable guadaña lo convenció de lo contrario).

Y para los que especulan sobre supuestas “divisiones entre Fidel – el irreductible extremista – y su hermano – el pragmático modernista -”, les traemos a la memoria la Revolución Cultural promovida por Mao Tse Tung, quien no resistió el verse relegado por Liu Shaoqi y Ten Xiao Ping, con sus tendencias reformistas. El anciano guía asiático usó su influencia moral para perturbar a la República Popular China, creando un devastador movimiento secesionista: la “Revolución Cultural”. Pero, ¿Quién puede censurarle al promotor de la Revolución cubana el haber utilizado su arraigo para inducir a ni un solo acto desestabilizador contra la actualización del modelo económico socialista en Cuba, promovido por el Presidente Raúl Castro? Nadie.

Quizás todo esto ayude a responder la pregunta inicial: ¿por qué no está involucrado Fidel Castro en el escándalo de los “Panama Papers”? Sencillo: porque él no es ni un politiquero ni un tirano. Es un verdadero revolucionario.

¿Cómo lograron ‘hackear’ los ‘papeles de Panamá’?

Por  Rusia Today
Aunque resulte paradójico, la empresa no tuvo el cuidado suficiente a la hora de proteger sus datos informáticos, pese a su experiencia en ocultar las fortunas de sus miles de clientes.

Los ‘papeles de Panamá’, considerados como ‘la mayor filtración periodística de la historia’, siguen causando revuelo, aunque de momento no ha sido identificado el responsable directo. Sin embargo, un nuevo análisis de las páginas web del bufete de abogados Mossack Fonseca, ha revelado el posible fallo que hizo posible la filtración.

‘Plugin’ desactualizado

La empresa de seguridad informática WordFence, que forma parte de WordPress, analizó los servidores de Mossack Fonseca, desde los que fueron extraídos los 11,5 millones de documentos financieros que revelaron la vinculación de varios jefes de Estado y numerosas personalidades de los ámbitos políticos, culturales y deportivos con paraísos fiscales.
La filtración de documentos pudo deberse a un ‘plugin’ desactualizado de WordPress llamado Revolution Slider y a una versión antigua de Drupal, un marco de gestión de contenidos usado por la firma en uno de sus sitios web.

Paradójicamente, una empresa experta en ocultar las fortunas de sus miles de clientes no tuvo el cuidado suficiente a la hora de proteger sus datos informáticos, dejando en una situación vulnerable su información más sensible.

WordFence emitió un extenso blog explicando que los dos sitios web principales de Mossack Fonseca –una vitrina de sus servicios, basado en WordPress y un portal para clientes cuya finalidad era compartir información confidencial– usaban software que en algunos casos llevaba más de dos años sin actualizar, dejando abiertos varios atajos, que fueron los que usaron los hackers para robar la información.

Por su parte, ‘Wired’ informa que Mossack no había cambiado su nombre de usuario en su portal web desde hacía tres años, algo que muchas empresas deben hacer de manera obligatoria, a veces incluso cada 30 días. El servidor del portal también usa el protocolo SSL v2, un protocolo de comunicaciones obsoleto que es susceptible de ser objeto de un ataque DROWN, un medio para cifrar mensajes individuales de un servidor.

Seguir leyendo “¿Cómo lograron ‘hackear’ los ‘papeles de Panamá’?”

Facebook: Ambiciones imperiales.

Mark Zuckerberg se prepara para luchar por el dominio de la próxima era de la informática.

Por The Economist/Tomado de La Pupila Insomne

Nunca desde la época de la Roma imperial el signo de “pulgar hacia arriba” ha sido un símbolo de poder tan potente y público. A tan sólo 12 años después de su fundación, Facebook es un gran imperio con una vasta población, riqueza inmensa, un líder carismático, y un alcance e influencia alucinantes. La red social más grande del mundo tiene mil 600 millones de usuarios, mil millones de los cuales lo utilizan todos los días durante un promedio de más de 20 minutos cada uno. En el mundo occidental, Facebook acapara la mayor parte de la actividad más popular (redes sociales) en los dispositivos informáticos más utilizados (smartphones); sus diversas aplicaciones representan el 30% del uso de Internet móvil por los estadounidenses. Y es la sexta empresa pública más valiosa en la Tierra, con un valor aproximado de $325 mil millones.

facebookAun así, Mark Zuckerberg, el fundador de 31 años de edad de Facebook y Director Ejecutivo, tiene ambiciones aún mayores (ver artículo: http://www.economist.com/news/briefing/21696507-social-network-has-turned-itself-one-worlds-most-influential-technology-giants) Él tiene planes para conectar a los digitalmente desconectados en los países pobres mediante la transmisión de señales de internet desde drones que funcionan con energía solar y está haciendo grandes apuestas en inteligencia artificial (IA), «chatbots» y realidad virtual (RV). Esta puja por la dominación le llevará a un creciente conflicto con los otros grandes imperios del mundo de la tecnología y con Google en particular. El resultado de esta batalla dará forma al futuro digital para todo el mundo.

Imperios construidos sobre los datos

Facebook ha prosperado mediante la construcción de servicios atractivos que atraen a grandes audiencias, cuya atención puede ser vendida entonces a los anunciantes. Lo mismo es cierto para Google. Los dos juegan papeles diferentes en la vida de sus usuarios: Google tiene grandes cantidades de datos sobre el mundo, mientras que Facebook sabe acerca de usted y sus amigos; usted va a Google para hacer las cosas, pero cambia a Facebook cuando se tiene tiempo para matar. Sin embargo sus posiciones de dominación y sus estrategias se están volviendo notablemente similares. Caudales incomparables de datos hacen que ambas firmas sean difícil de desafiar e inmensamente rentables, dándoles la riqueza para hacer apuestas audaces y para hacer frente a posibles competidores comprándolos. Y ambas firmas ansían más usuarios y más datos, que -dentro de toda la retórica de hacer el bien- explica por qué ambos están tan interesados en extender el acceso a internet en el mundo en desarrollo, utilizando drones o, en el caso de Google, globos gigantes.

La tarea consiste en aprovechar los datos para ofrecer nuevos servicios y ganar dinero en nuevas formas. La apuesta de Facebook en la inteligencia artificial (IA) es un reconocimiento que ‘la máquina de aprendizaje’ -en la que el software aprende devorando datos, en lugar de tener que ser explícitamente programado- es una gran parte de la respuesta. Ya utiliza técnicas de IA para, por ejemplo, identificar a las personas en las fotos y para decidir qué actualizaciones y anuncios mostrar a cada usuario. Facebook también está incursionando en los asistentes digitales de IA y programas Chatbot que interactúan con los usuarios a través de mensajes cortos. La próxima semana esperan abrir su servicio Messenger (que ya puede ser utilizado para hacer cosas como ordenar un coche Uber), para ampliar la gama de chatbots. Y la inversión de Facebook en VR-compró a Oculus, la empresa líder en este campo emergente, por $ 2 mil millones en 2014- es una conjetura audaz acerca de hacia dónde irán la informática y la comunicación después de los teléfonos inteligentes.

Pero Facebook enfrenta a rivales en todas estas áreas. Google está utilizando las técnicas de IA para mejorar sus servicios de internet y guiar vehículos autónomos, y otros gigantes de la industria también están invirtiendo fuertemente en IA -aunque con los bolsillos más profundos y la mayor cantidad de datos a su disposición, Facebook y Google pueden atraer a los mejores investigadores y la mayoría de las más prometedoras nuevas empresas. Facebook va a la zaga de Amazon, Apple, Google y Microsoft cuando se trata de asistentes personales basadas en la voz; cuando se trata de chatbots, enfrenta la competencia de Microsoft y de un sinfín de empresas nuevas deseosas de demostrar que los bots son las nuevas aplicaciones. Y su empuje en VR, -que señor Zuckerberg ve como un paso hacia la “realidad aumentada” (RA), donde la información se superpone al mundo real— enfrenta también a formidables rivales. Microsoft ha saltado directamente la RA con su auricular HoloLens, su producto más impresionante en años, y Google, ya activo en la RV, ha invertido en Magic Leap, una empresa nueva de RA poco conocida.

La escala de la ambición de Facebook y las rivalidades que enfrenta, reflejan un consenso que estas tecnologías van a transformar cómo las personas interactúan entre sí, con los datos y con su entorno. La IA ayudará a dispositivos y a servicios a anticipar sus necesidades (La aplicación Inbox de Google ya sugiere respuestas a sus correos electrónicos). Las interfaces conversacionales le permitirán buscar y hacer cosas ‘chateando’ a una computadora por voz o texto. Y los servicios inteligentes se extenderán en muchos productos, como dispositivos llevables, coches y anteojos de RV/RA. La computación, dentro del plazo de una década, parece probable que tome la forma de las interfaces de RA mediada por la IA, usando gestos y voz para las entradas y todo el mundo como su pantalla. La información será pintada en el mundo alrededor de usted, haciendo posibles nuevas formas de comunicación, creatividad y colaboración.

Esta es la visión ambiciosa que Facebook, Google, Microsoft y otros gigantes de tecnología trabajan para conseguir. Pero a lo largo del camino de seguro habrá preocupaciones sobre la privacidad y la seguridad. Devorar toda esa información para proporcionar servicios personalizados se parece mucho a la vigilancia y provocará una reacción negativa si los consumidores no se sientan que están recibiendo un buen trato a cambio de entregar sus datos personales (como la industria publicitaria está descubriendo a su costo), o si la seguridad es insuficiente.

El poder en la gente.

También habrá preocupaciones sobre la concentración y el monopolio, y el peligro de los ecosistemas cerrados que hacen que sea difícil para la gente cambiar entre los proveedores de servicios. El plan de Facebook para ofrecer acceso gratuito a un subconjunto limitado de sitios web fue bloqueado por el regulador de telecomunicaciones de la India, que argumentó que era ‘riesgoso’ permitir que una compañía actuara como un portero de Internet. Y la autoridad de competencia de Alemania está investigando la manera en que Facebook maneja los datos personales. A medida que crece su dominio, Facebook puede enfrentarse a más casos semejantes, tal como le ha ocurrido antes a Microsoft y a Google.

Lograr un equilibrio entre estar cada vez más íntimamente entrelazado en la vida de miles de millones de personas, y como resultado haciendo enormes ganancias y evitando una reacción negativa será uno de los mayores desafíos comerciales del siglo.

(The Economist) Abril 9, 2016 Traducción de Juan Fernández para La pupila insomne

Seguir leyendo “Facebook: Ambiciones imperiales.”

Obama y CNN en Cuba: Cómo los “presos políticos” generaron titulares en los medios de comunicación.

acostaPor Arnold August*/La pupila insomne

CNN en español y CNN en inglés son las cadenas más controvertidas de televisión, con sede en los EE.UU. que cubren la política en América Latina y el Caribe. Por ejemplo, acerca del tema actual de la censura a teleSUR en la Argentina, Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz escribió: “Es censura a favor de CNN.”

Durante la visita del presidente Obama a Cuba, transcurrida del 20 al 22 de marzo de 2016, el tema de los supuestos “presos políticos” cubanos fue el centro de atención por 24 horas, al menos, en las relaciones Cuba-EE.UU. en la mayoría de los medios internacionales masivos de comunicación. Varios representantes de cadenas extranjeras televisivas estuvieron instalados en un piso del emblemático edificio Lonja del Comercio (la antigua Bolsa de Valores previa a la Revolución Cubana) con vista a la Habana Vieja. En los estudios de televisión un zumbido cacofónico de frases sobre los presos políticos emanaba de las bocas de los reporteros. Era como si la expresión “Obama en Cuba” se hubiera convertido en sinónimo de “presos políticos”. La única excepción era teleSUR basada en Caracas.

¿Cómo ocurrió esto? En la rueda conjunta de prensa ofrecida el 21 de marzo por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro, el presidente Obama, refiriéndose a las conversaciones con el gobierno cubano, declaró lo siguiente:

Al mismo tiempo —lo que hacemos cuando viajamos por el mundo entero—, quedó claro que Estados Unidos seguirá hablando, defendiendo la democracia, incluyendo el derecho que tiene el pueblo cubano de decidir su propio futuro. También lo haremos a favor de los derechos humanos universales, el derecho de expresión y culto…”

El tono de las declaraciones del presidente estadounidense formuladas en una alocución muy diplomática, no fue abiertamente hostil ni incluyó acusaciones de ese tipo contra el gobierno cubano. Tampoco hubo mención de presos políticos. Se puede decir, como lo hizo el mismo Obama, que este es el discurso esencial de los EE.UU. en la relación con ciertos países. Sin embargo, el sermoneo arrogante de la Casa Blanca a Cuba acerca de la democracia y de los derechos humanos, como muchos colegas cubanos justificadamente consideran que deberían ser calificados, se basan en las nociones exclusivas de los EE.UU. sobre la democracia y los derechos humanos. Con frecuencia son dirigidas arbitrariamente a algunos países tercermundistas con diferente énfasis y prioridades dependiendo de la afinidad de esos países con la política de relaciones exteriores de los EE.UU.

Tras las alocuciones de los dos jefes de estado en la rueda conjunta de prensa, se pasó a las preguntas procedentes de un contingente numeroso de periodistas extranjeros y cubanos. Obama reconoció inmediatamente la fuente de la primera pregunta: la formulaba Jim Acosta, el corresponsal de la CNN en inglés en la Casa Blanca. Tal como Acosta indicó en su introducción a la pregunta dirigida a Raúl Castro, él es cubanoamericano y sus padres salieron de Cuba. Desde el punto de vista del corresponsal, dicho preámbulo podía servir de pasaporte para hacer cualquier pregunta. Esto dio lugar al interrogatorio a continuación, a pesar de que el reportero carece prácticamente de conocimientos sobre Cuba, circunscrito a sus conceptos profundamente arraigados en las ideas preconcebidas de los EE.UU. sobre Cuba.

Según la transcripción oficial de la Casa Blanca, Obama completó sus comentarios como sigue:

Muchas gracias.

Primera pregunta, Jim Acosta.”

Acosta dirigió su primera pregunta a Barack Obama y luego preguntó a Raúl Castro:

Presidente Castro: Mi padre es cubano y se fue a Estados Unidos cuando era muy joven. ¿Ve una dirección nueva y democrática para su país? ¿Por qué tiene prisioneros políticos cubanos y por qué no los suelta?”

La respuesta del presidente Raúl Castro fue la siguiente:

Dame la lista ahora mismo de los presos políticos para soltarlos. Menciónala ahora, ¿qué presos políticos? Dime el nombre o los nombres. O cuando concluya la reunión me da una lista de los presos. Y si hay esos presos políticos, antes de que llegue la noche va a estar sueltos”.

Esta pregunta y su respuesta circularon prácticamente por todo el mundo como si fuera un titular de noticia, pero estas se centraron principalmente en EE.UU. como protagonista en Cuba. Las ondas radiales y televisivas y la prensa estaban congestionadas con esta polémica. El tema de los presos políticos dominó completamente el conglomerado internacional de noticias sobre Cuba, por al menos 24 horas.

Obama no tuvo que mencionar lo de presos políticos, lo cual hubiera sido considerado por la Casa Blanca y por el gobierno de Cuba una violación del protocolo y de la diplomacia en las negociaciones e intercambios a puertas cerradas, una característica positiva de las nuevas relaciones Cuba-EE.UU.. Para conveniencia del presidente Obama, fue el corresponsal de CNN en la Casa Blanca quien dirigiera la pregunta; sin embargo, por el lenguaje corporal de Obama y la expresión de su rostro, parecía estar muy satisfecho con la pregunta.

¿Significa que esto ocurrió como resultado de la colaboración entre la Casa Blanca y Acosta? Obama y Acosta se conocen muy bien. El papel del corresponsal de la CNN lo lleva regularmente a la Casa Blanca, además se le invita en muchas ocasiones a viajar con el presidente alrededor del mundo. No obstante, a pesar de esta relación estrecha, ellos no necesitan tener acuerdos conspiratorios.

Hace muchos años Noam Chomsky analizó esta dinámica en su libro pionero titulado Manufacturing Consent, basado principalmente en el estudio de los medios de comunicación estadounidenses. El explicó que el monopolio de los medios masivos de comunicación se guía por lo siguiente:

la selección de un personal con mente que coincide con el status quo y editores y periodistas profesionales que interiorizan las prioridades y definiciones del interés periodístico al coincidir con las políticas de la institución.”i

Esos periodistas saben exactamente qué preguntar en las ruedas de prensa, qué escribir para difundir no solamente para mantener sus trabajos como corresponsales sino además para ascender y lograr ingresos más lucrativos y cargos de prestigio. Por ejemplo, si Acosta hubiera preguntado al presidente de EE.UU. (en la multitud de conferencias de prensa en la Casa Blanca que abordan un sin fin de temas) acerca de los cientos de presos políticos en los EE.UU., ¿habría acompañado al presidente en su viaje a La Habana? Si Acosta hubiera tenido la iniciativa y el interés en el tema de los derechos humanos tal como se practica en los EE.UU., ni siquiera hubiera sido “seleccionado”, tal como lo expresa Chomsky.

En un artículo anterior que escribí sobre la visita a Cuba el 14 de agosto de 2015 de John Kerry, el Secretario de Estado, para izar oficialmente la bandera de EE.UU. delante de la embajada reabierta de EE.UU. como parte del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre EE.UU. y Cuba. Uno de los presentadores más prestigiosos de CNN, Jake Tapper, fue enviado a Cuba para cubrir el acontecimiento. El artículo revela cómo prácticamente todos los informes televisivos consistieron meramente en un rosario de palabras de moda de que Cuba es una “dictadura” y “la tiranía de los hermanos Castro”. Por supuesto, esto fue amplificado y repetido por otros presentadores en la sede de la cadena CNN en los EE.UU. al relatar este acontecimiento.

No empero, para ser justos, se debe admitir que no todos los reporteros de CNN tratan a Cuba con una desinformación flagrante periodística, la cual se aproxima a la histeria. Por ejemplo, Chris Cuomo, presentador de alto nivel en CNN, es el hermano de Andrew Cuomo, gobernador actual del estado de Nueva York. El gobernador Cuomo viajó recientemente a Cuba encabezando una delegación de altas figuras políticas y de negocios. Por lo tanto él tiene relaciones buenas y respetuosas con el gobierno de Cuba. Cuando en febrero de 2016 Chris Cuomo de CNN, cubrió la visita del Papa Francisco a Cuba no se oyeron los vituperios de sus colegas en CNN contra el gobierno de Cuba y “los Castro”. Además, Cuomo formó parte de una delegación mayor de reporteros de CNN encargados de cubrir la visita de Obama. Quizá podemos examinar en otra ocasión su reportaje, el cual contiene algunos comentarios estereotipados e ingenuos (pero no demasiado agresivos) sobre el sistema político de Cuba. Sin embargo, es suficiente escribir acerca del momento en que se puso (como él dijo) una guayabera tradicional cubana que Fidel Castro le dio a su padre Mario Cuomo, gobernador del estado de Nueva York, 1983 ̶ 1994.

En cuanto al papel que Acosta desempeñó en La Habana en marzo de 2016 y en otras circunstancias similares, que desgraciadamente parece ser una característica principal de CNN, ¿qué conclusión podemos sacar? En primer lugar, dada la relación entre CNN y la Casa Blanca puede considerase no que CNN tiene un corresponsal en la Casa Blanca, sino por el contrario, que la Casa Blanca tiene un corresponsal de confianza en CNN. Esta es una situación extraña para un país que sermonea a los demás sobre la necesidad de contar con una “prensa y periodistas independientes”.

En lo relacionado con los presos políticos, parecería que ningún periodista, a conocimiento de este escritor, ha respondido al reto de Raúl Casto de brindar hechos que apoyaran las acusaciones de Acosta. Dada que la guerra mediática que EE.UU. libra contra el pueblo cubano es una noticia continua, se espera que habrá más que decir sobre el tema.

iEdward S. Herman y Noam Chomsky, Manufacturing Consent: The Political Economy of the Mass Media (New York: Pantheon Books, 2002), XI.

Artículo traducido por Franklin Curbelo.

Adaptado del original inglés publicado en The Citizen, India: http://www.thecitizen.in/index.php/NewsDetail/index/1/7236/Obama-in-Cuba-How-Political-Prisoners-Hit-the-Corporate-International-Media-Headlines

*Arnold August, un periodista y conferencista canadiense, es el autor de los libros Democracy in Cuba and the 1997–98 Elections y más recientemente, Cuba y sus vecinos: Democracia en movimiento. Los países vecinos a Cuba son, por un lado, EE.UU. y por otro lado Venezuela, Bolivia y Ecuador. Se puede seguir a Arnold en Twitter: @Arnold_August

Su sitio web: www.lademocracia.com

Seguir leyendo “Obama y CNN en Cuba: Cómo los “presos políticos” generaron titulares en los medios de comunicación.”

Papeles de #Panamá: ¿De verdad vamos a saber la verdad?. #Cuba #PanamaPapers

Norelys Morales Aguilera / Isla Mia

download-6Papeles de Panamá” es una de las denominaciones que están empleando los medios, para la filtración de documentos confidenciales de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca, a través de una entrega de 2,6 terabytes de información por parte de una fuente no identificada al periódico alemán Süddeutsche Zeitung, que reveló el ocultamiento de propiedades de empresas, activos, ganancias y evasión tributaria de jefes de Estado y de gobierno, líderes de la política mundial, personas políticamente expuestas y personalidades de las finanzas, negocios, deportes y arte.

El medio compartió los archivos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (International Consortium of Investigative Journalists – ICIJ), una red internacional basada en Washington, D. C. que nuclea a más de 190 periodistas de investigación de más de 65 países. Fue creado en 1997 como un proyecto del Centro para la Integridad Pública (CPI).

Los implicados contrataban con el bufete de abogados consultores de empresas, Mossack Fonseca, servicios consistentes en fundar y establecer compañías offshore de modo tal que cumpliesen con el objetivo primario de «ocultar la identidad de los propietarios», en centros financieros con un nivel impositivo muy bajo (paraísos fiscales), que generalmente se encuentran en islas (de ahí la utilización del término inglés).

Entre los supuestos comprometidos se encuentran altos mandatarios, actuales o anteriores, y otros 33 políticos y cargos públicos con vinculaciones directas a las estructuras de los paraísos fiscales. Algunos de ellos son: el presidente de Argentina, Mauricio Macri, el primer ministro de Islandia, Sigmundur Davíð Gunnlaugsson o el rey de Arabia Saudí, se lee en la web de teleSur.

107 medios de comunicación en 78 países han estado analizando los documentos de la mayor filtración periodística de la historia, con mucha más información de la que divulgó en su día WikiLeaks a través de la publicación de cables diplomáticos estadounidenses.

De momento no han aparecido personajes de Estados Unidos en la filtración, algo que llama la atención, pero entre los que aparecen, especialmente entre los presidentes, son los amigos de Washington.

¿Podrá ser manipulada sin consecuencias esta abrumadora información?

¿De verdad vamos a saber la verdad?

Seguir leyendo “Papeles de #Panamá: ¿De verdad vamos a saber la verdad?. #Cuba #PanamaPapers”

La Justicia y los Parlamentos: nuevos poderes fácticos

d3d2dcaab2457ca33c2cfd486526ddef_LEscrito por  Patricio Montesinos/Tomado de Cuba Sí

Ya no son solo las grandes empresas transnacionales y los emporios mediáticos los que desestabilizan y derrocan mandatarios y ejecutivos, sino también las instituciones judiciales y legislativas, que se han convertido en nuevos poderes fácticos, al actuar al margen de las leyes contra los Estados.

 A la Justicia y los Parlamentos los han transformado en cuevas de intrigas y preparación de ataques desde donde la derecha corrupta lanza sus zarpazos a los gobiernos progresistas o aquellos países que Estados Unidos considera sus “enemigos” porque se contraponen a sus intereses imperiales. Seguir leyendo “La Justicia y los Parlamentos: nuevos poderes fácticos”

Movimientos sociales en Argentina convocan protesta contra Obama

“No al ajuste, el saqueo y la represión de Macri y los gobiernos provinciales!”, reza parte del comunicado. Foto: Resumen Latinoamericano

Movimientos sociales argentinos emitieron una declaración ante la visita del presidente norteamericano Barack Obama, acordada por el Gobierno de Mauricio Macri que se extenderá hasta el 24 de marzo.

Las organizaciones expresan su repudio a la presencia del mandatario estadounidense por coincidir con el cuadragésimo aniversario del golpe de Estado que llevó a la última dictadura en ese país (1976-1983).

También rechazan las actividades del “conglomerado político empresarial que plantea profundizar el saqueo, el endeudamiento y la entrega del país hacia el imperialismo yanqui”.

Aquí la declaratoria:

Seguir leyendo “Movimientos sociales en Argentina convocan protesta contra Obama”

Lo que Obama no dijo

Por Arthur González/ El Heraldo Cubano

Nadie puede dudar de la inteligencia, carisma y habilidad política del presidente Barack Obama, algo demostrado en sus intervenciones públicas en La Habana.

obama
Entrenado para contiendas políticas, sabe cómo ganarse la simpatía de la audiencia y para eso su equipo de trabajo prepara los discursos para acaparar la atención del auditorio.

En sus palabras al pueblo cubano el 23.03.2016 en el Gran Teatro Alicia Alonso, fue preciso al señalar: “los Estados Unidos no tienen ni la capacidad ni la intensión de cambiar a Cuba, cada pueblo debe hacerlo por sí mismo”. Sin embargo, las acciones cotidianas que lleva a cabo confirman que mintió. Seguir leyendo “Lo que Obama no dijo”